lipogramas

Máquinas expresivas: los Lipogramas de Alegría y Piñero

Situados en la intersección que les caracteriza, entre la fugacidad del acto performático y la durabilidad del objeto artesano, el colectivo Alegría y Piñero crea obras que nos miran y sonidos que visualizan en cuidadísimos montajes. Aquí nos proponen un juego: crear nuevos vocablos a partir de la descomposición de los gestos que la boca humana produce al pronunciar tres palabras que aparecen reiteradamente en el poemario inscrito en la Alhambra: occidente, oriente, horizonte.

Unos rodillos en forma de cabeza humana recogen el gesto de los labios al hablar. Los artistas han partido ese rostro en dos mitades, lo han seccionado a la altura del horizonte por donde la voz emite lenguaje. Esto les permite desplazar ambas partes a discreción e independizar el aleteo de cada uno de los labios para generar nuevas combinaciones. Estas esculturas-herramienta, dejan su huella en múltiples relieves que literalmente imprimieron sobre una materia blanda. Se inspiran en la

poesía mural de los Palacios Nazaríes, donde los patrones geométricos generan sonidos conceptuales: el edificio entero es una arquitectura parlante ya que los versos de sus relieves hablan en primera persona. Las variaciones sobre las tres palabras han creado treinta y seis relieves, que sitúan y reordenan en la pared, siguiendo un ritmo, recombinando sus diversas posiciones para descomponer el habla en una geometría oracular. Muchos rostros, labios en movimientos cubren el muro de cacofonías que sólo podemos captar observando las sombras de los paseantes deslizarse en sus pliegues, nunca de frente. Este hecho parece

decirnos que necesitamos a un tercero para ser dueños de nuestra

realidad.

Eulalia Valldosera

“Lipogramas” 2017
Técnica: madera, bronce y yeso hexaduro
Compartir: