Premios Córdoba Joven 2010

20 de diciembre de 2011

Los ocho premios juntos conforman una torre-tiovivo de cuatro plantas. En la entrega, ésta está formada por completo y gira con un motor mientras es alumbrada por un foco estroboscópico, creando una animación en la que los caballos parecen ascender. Durante el acto, la torre se detiene y se entrega a cada uno de los ocho premiados un fragmento de esta torre.

La transformación del movimiento circular del tiovivo en movimiento ascendente en la torre es el punto de partida para la creación de este premio. Los caballos aparecen aquí libres de aparejos, sin silla para ser montados y en lugar de girar en círculo cerrado, estos caballos ascienden hasta desaparecer por lo más alto de la torre.

Cada premio es sólo un fragmento de esta arquitectura y a su vez la torre es sólo un tramo visible de este movimiento de ascenso perpetuo.

El acto de la entrega de premios es, al igual que la torre, un espacio en que se hace visible un estadio de las carreras de estos jóvenes galardonados, siendo a su vez un mecanismo de impulso para ellos.

 


 

Video realizado por Rafa Crespín

-->